Páginas que hacen de las pantallas una ventaja para los niños


Un artículo publicado en el diario El Tiempo argumenta por qué las pantallas y los videojuegos pueden educar positivamente a los niños en diferentes temáticas sociales, medioambientales y culturales. 

'Tabonexï', que quiere decir ‘familia’ en lengua hitnü (pueblo asentado en Arauca); ka’i, que significa ‘sol’ entre los wayús; sumi, ‘teta’, entre los koguis, y achachay, ‘¡qué frío!’, para el pueblo kichua, del Putumayo, son algunas de las primeras palabras de los niños indígenas del país y cualquier menor pueden aprender a través de las iniciativas digitales que en estos días se viralizan, por su carácter tecnológico y por ofrecer contenido de calidad en las pantallas para la primera infancia. 

Algunas brindan recursos didácticos para padres, mientras que otras se enfocan en la pedagogía de los primeros años de jardín o en la formación en valores como la inclusión, la diversidad y la lucha contra el matoneo mediante la fusión de multimedia, transmedia y 'crossmedia', ideales para estos días de confinamiento en los que el celular, la tableta y el computador son las nuevas aulas. 

Cultura y patrimonio en talla ‘junior’ 


Desde 2014, los cantos wayús, las historias de las etnias amazónicas y los juegos acompañados por Rosalinda, Gigi y Gildardo, los pintorescos protagonistas de relatos populares, les permiten a los padres, madres y cuidadores y niños de 0 a 6 años recorrer la diversidad cultural de Colombia con solo un clic. Se trata de Maguaré y MaguaRED, una dupla 'online' del Ministerio de Cultura (parte de su estrategia #CulturaDigital) que se convirtió en el primer y único portal de Latinoamérica especializado en la primera infancia, al ofrecer más de 700 videos, series audiovisuales, libros interactivos, aplicaciones móviles y canciones como ChibiribíTibiri, que educan de forma divertida a los niños al son de guitarras, flautas, tambores, marimbas, maracas y otros instrumentos autóctonos. 

Mientras www.maguared.gov.co brinda información actualizada sobre lenguajes expresivos, crianza, formación, entornos digitales, derechos culturales en Colombia y el mundo, y guías pedagógicas para que los padres apliquen en aras de fortalecer los vínculos afectivos con sus hijos. Así como recursos interactivos para jugar en línea y aprender acerca de las diferentes expresiones culturales y artísticas –literatura, música, danza, narraciones orales, juegos, etc. –que le dan forma al patrimonio material e inmaterial de Colombia. Además de ser contenidos virtuales prácticos, seguros y gratuitos para descargar. 

Diferencias, ‘al pelo’ 


Diez años peluqueando a sus amigos y referidos han hecho de Érika Espitia una psicóloga capilar, y le han permitido confirmar diferentes ‘traumas’ de infancia en torno al pelo que “a nuestra generación nos dañaron la cabeza”, dice la artista bogotana, quien con su amiga y excompañera de la Universidad Nacional, Rocío Delgado, aplicó su experiencia arreglando las cabezas, por fuera y por dentro, a un proyecto educativo en torno a la diversidad. 

Peludo Pelón, el proyecto transmedia ganador de Crea Digital 2019, la convocatoria de Mintic y el Ministerio de Cultura, y puesto al aire en forma de cuento, animaciones, canal de Youtube, fanzín virtual, coloreables y una aplicación que por medio de ilustraciones manuales y técnicas análogas y digitales narran las aventuras de Martín Martínez por descubrir el enigma de la calvicie de su padre. En este viaje por diferentes cabezas y culturas en las que el pelo juega un rol como medio de identificación, Martín conoce a su amigo Piojorge, quien le enseña la anatomía y fisiología capilar para no juzgar, apodar o burlar las peculiaridades de las cabelleras. 

El Mickey Mouse de los niños con síndrome de Down


De ilustración análoga a animación en 2D y 3D y manejo de la realidad virtual ha sido la transformación de Ted, el personaje creado hacia 2017 por Nathalia Rojas, una caleña que a sus 27 años le apostó a la generación de conciencia social, ambiental y familiar mediante una estrategia transmedia protagonizada por un tiburón martillo muy especial. Además de vivir en un mundo bajo las tibias aguas de Malpelo, en donde los tiburones son comerciantes, los delfines cirujanos, y los pulpos tienen más dispositivos móviles que tentáculos, Ted Shork se destaca por su sentido del humor para sanar el alma de los adultos. 

Pero su superpoder a la hora de luchar contra los prejuicios sociales, el abuso de la tecnología, el matoneo y los peligros propios de la niñez es tener síndrome de Down. “Quiero hacer de Ted el Mickey Mouse de los niños especiales y de quienes nacieron con algún tipo de discapacidad física”, cuenta Nathalia, quien además promueve el mensaje de su proyecto audiovisual a través de un cuento impreso, una serie animada y alianzas con marcas de calzado. 

El Netflix para los de 2 a 7 años 


Ser un socio para los padres, un compañero para los niños y un recurso para las familias en casa ha sido la meta de los argentinos Gonzalo Rodríguez, Pablo y Santiago Capurro, quienes en 2016 crearon una aplicación educativa por suscripción, en 18 idiomas, con 500 juegos de aprendizaje para sus propios hijos y sobrinos. Hoy, Papumba es una de las estrategias líderes de formación digital para la primera infancia en el mundo. 

Todos los juegos son diseñados por expertos en educación y desarrollan habilidades que van desde el razonamiento, la resolución de problemas, emociones, la inclusión (sus personajes son, Lio; David, quien usa anteojos; Emma, quien es de raza negra, y un perro (Coco), el manejo de situaciones de 'bullying' –de la mano de organizaciones como la ONG estadounidense No Bully–, y la organización World Animal Protection que apoyó el desarrollo de un juego en el que se inculca la importancia de evitar el uso del plástico de un solo uso. Por su versatilidad y alta dosis tecnológica (no tiene publicidad para evitar los contenidos inapropiados, está disponible para en celular, 'smart' TV, computador), Papumba atesora más de 10 millones de descargas en el mundo.