Diversidad y educación: una visión desde el trabajo comunitario


Francy López, magíster en Desarrollo Comunitario Sostenible y profesional de la Fundación A-kasa, compartió en nuestro Conversatorio “Diversidad y educación: una visión desde el trabajo comunitario”, la experiencia respecto al tema.


Y para empezar, una afirmación para tener en cuenta: “La educación no puede ser homogenizada ni las estrategias para llevarla a cabo pueden ser iguales. Tenemos que ser personas diversas y crear distintas planeaciones que den respuesta a la diversidad”.


A partir de ahí se dejan claros los siguientes términos que toda persona que quiera hablar de educación y desarrollo comunitario deben tener claros:


  • Educación. Tiene que ver con todo el conocimiento que adquirimos a través de otras personas y de la tecnología.
  • Educar. Es el cúmulo de metodologías y pedagogías que cada uno practica para que la educación se eficaz y eficiente.
  • Desarrollo comunitario. Es el proceso mediante el cual los miembros de una comunidad se organizan para lograr un beneficio.

Para que pueda haber desarrollo comunitario y una verdadera inclusión…


Según la experiencia de Francy, “Hay que empoderar la Ley. La Ley 115 nos da muchas facultades y autonomía, pero cuando nos encontramos que la gestión directiva, la académica, la administrativa y de la comunidad tienen sus propios planes”.


El desarrollo comunitario tiene algo particular: la necesidades van de abajo hacia arriba. Entonces La educación, con el desarrollo comunitario, nos invita a que sea una educación para mejorar nuestra calidad de vida. Ahora con la tecnología nos damos cuenta que lo realmente importante es conocer el proceso y qué es lo importante del proceso en nuestra vida. El plan de estudio debe hacerse transversal con las acciones de desarrollo comunitario.


Y es que la inclusión no es solamente para trabajar con las personas con discapacidad. Nos habla de desarrollar unos planes teniendo en cuenta unas barreras, pero para toda la población. Somos muy diversos y si no se identifican las barreras, difícilmente podemos hablar de inclusión (y no solo las barreras arquitectónicas).


Dentro de esa idea, es vital la Participación Ciudadana, que se le enseña al estudiante independientemente de su ritmo de aprendizaje. Él debe participar y tener incidencia en las decisiones políticas.


“El primer paso que hay que dar para empezar a hablar de atención a la diversidad y que se genere un desarrollo comunitario es: si nosotros como docentes, rectores, coordinadores y administrativos, no generamos esa información, nuestros planes de estudio seguirán siendo del común y corriente y no van a generar desarrollo comunitario y por ende la incidencia política seguirá siendo mínima”.


Finalmente, queremos invitarte a que no te pierdas la repetición de esta experiencia en nuestro canal de YouTube. ¡Suscríbete para nuevos conversatorios!


Francy López en el conversatorio “Diversidad y educación: una visión desde el trabajo comunitario”