¿En Colombia será posible tener procesos de calidad en la educación virtual y un bachillerato virtual?


El tema lo abordó Carlos Lugo Silva en el ConversatorioTICS: Experiencias de Formación Docente desde una mirada colaborativa. Él, abogado, especialista en Derecho de las Telecomunicaciones, Doctor en estudios de Ciencia y Tecnología y Director Ejecutivo de la CRC, asegura que la respuesta a la pregunta es bastante compleja e implica demasiadas aristas y retos, no solo para las instituciones educativas de educación básica y media, sino también en su alineación con la educación superior y con algo que es clave: la realidad del mundo actual en que vivimos, la realidad de la sociedad digital y los retos de innovación educativa.


¿Será posible en Colombia tener un bachillerato virtual? Para responder la pregunta en el contexto de la pandemia, hay que tener en cuenta que la educación hace parte de los sectores en los que se ha tenido que dar una digitalización acelerada y para la cual no tuvimos un plan de preparación.


Ahora el punto es ver cómo debemos orientar la educación para garantizar el futuro de nuestro sistema educativo y de la competitividad del país. En ese punto hay un compendio de retos que se están enfrentando para poder adaptar la educación virtual en su integralidad, no solo en la educación superior sino también básica y media, según lo cuenta Lugo Silva, Comisionado de la sesión de Comunicaciones y catedrático de la Universidad de La Sabana, quien actualmente hace parte de la Comisión de Regulación de las Comunicaciones.


Colombia, como la gran mayoría de países del mundo, no está preparada para una digitalización total, equitativa, que permita que todos los estudiantes puedan lograr la conectividad real y efectiva para tener acceso a la educación básica y media digital. En nuestro país solo el 40% de los hogares tiene acceso a una conectividad directa de cable (incluye colegios). Ese es el un gran reto que debemos superar y se habla de al menos 3 más.


Reto 1: Ajuste curricular desde la educación básica y media

Tendencias tecnológicas. Hoy todos los sectores económicos están en camino de transformarse digitalmente. Eso implica que los contenidos curriculares tienen que empezar a implementar realidades de un mundo interconectado y que cada vez es mucho más digital, demandando nuevos conocimientos por parte de docentes y estudiantes. El conocimiento de estas tendencias tecnológicas implica un cambio total de contenidos. Eso va a demandar que dejemos de pensar solo en el desarrollo de contenidos digitales u objetos virtuales de aprendizaje. Nos hemos enfocado en la tecnología no como un fin que está transformando la sociedad y demandando nuevos contenidos, sino en cómo usamos objetos virtuales de aprendizaje que adapten la misma educación tradicional


Reto 2: Flexibilidad regulatoria para los diferentes niveles educativos

Las Secretarias de Educación y las Comisiones de Educación deberían exigirle al gobierno nacional que implemente medidas de flexibilización que permitan autoregularse y gestionar esos modelos, cambiar los requisitos estrictos que no han funcionado en la calidad de la educación.


Reto 3: Desarrollo de habilidades digitales para enfrentar los retos de la sociedad digital

Hoy no somos competentes en tecnología en educación básica y media. No es solo educación a través de una pantalla o de una plataforma, sino de fortalecer la práctica docente con todas estas nuevas herramientas interactivas y con el uso de analítica de datos. Ese es el futuro. Una educación virtual de calidad tiene que ser capaz de entender cuál está siendo el desarrollo de las competencias y habilidades por parte del estudiante.  La educación virtual no es solo tener acceso a la plataforma.


La participación de Carlos Lugo en el conversatorio sobre el tema