¿Qué ruta se recomienda para un niño autista que requiere todos los apoyos?


Suele ser una duda reiterada en los padres de niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista. Para ellos existe una respuesta de la Fundación Prisma para la atención a la población autista y cuya recomendación para dar una respuesta puntual es: analizar al niño, conocerlo, conocer a los padres y su entorno, comprender cómo es el niño y a partir de ahí definir qué apoyos necesita.

Así lo dijo Rosse Marie Peña, Directora de la Fundación, en el Conversatorio Virtual de la Subcomisión de Educación y Diversidad que realizamos, llamado “Inclusión Escolar y Autismo, experiencia de expertos, padres y alumnos”.

A la Fundación Prisma llegan niños y jóvenes remitidos por dos grandes vertientes: el sistema de salud o el sistema educativo. Y haciendo la salvedad que la Fundación no es IPS ni escuela, sino un Centro de Rehabilitación que utiliza estrategias terapéuticas y también pedagógicas, cuyo objetivo es la inclusión social (no escolar), lo que se busca es incluir a diferentes entornos de acuerdo a la persona que llega, sus condiciones y lo que quiera la familia.

“Nosotros como terapeutas no podemos llegar a decir cómo hacerlo ni a dar una receta. Se determinan los apoyos y los objetivos con los que la familia debe estar de acuerdo. Todos tienen derecho a la educación, pero también al tipo de educación que les convenga”, enfatizó Rosse Marie. De ahí que la conclusión respecto a los apoyos que puede requerir un niño o niña con el Trastorno del Espectro Autista, son diversos y dependen de cada caso.

Eso sí, hay una realidad y es que en todos ellos, “el trabajo arduo en equipo entre la familia, la institución y el niño, llevan al éxito para poder sacar adelante a cualquier niño con cualquier diagnóstico”. Eso lo agregó Yamileth Dávila Hoyos, psicóloga, educadora especial y con experiencia en el trabajo con niños con autismo, hiperactivos y con trastornos de comportamiento, quien también participó en el conversatorio.

Hay que partir de los cambios. Lo más importante de los apoyos no son solamente los conocimientos que deben enseñarse, sino también las conductas blandas que son importantísimas para que los niños se apropien del mundo: la empatía, la reflexión, el entender al otro y la flexibilidad. 

Partiendo desde el marco de la educación inclusiva, los principios son: 


Calidad. El hecho de que un niño tenga un diagnóstico o sea diferente a los otros, no quiere decir que no se merece recibir la misma calidad educativa y la misma exigencia, con ciertas adaptaciones, que los demás. 

Pertinencia. Entrar en el momento adecuado para poderles ayudar. 

Diversidad. Todos somos diferentes y no por eso se le va a dar prioridad a algunos. 

Participación. Darles herramientas a los profesores en colegios o escuelas para que tengan las pautas de trabajo con los niños. 

Equidad y multiculturalidad. Todos somos diferentes. Vivimos en entornos sociales diferentes.

 

Finalmente, queremos invitarte a que no te pierdas la repetición de esta experiencia en nuestro canal de YouTube. ¡Suscríbete para nuevos conversatorios!


Conversatorio Virtual de la Subcomisión de Educación y Diversidad - Inclusión Escolar y Autismo, experiencia de expertos, padres y alumnos.